Publicado: 9 de Julio de 2015

Los sistemas pladur han sido ensayados y están amparados por los más prestigiosos laboratorios oficiales, por lo que son un producto de calidad contrastada.
Las aplicaciones de los sistemas pladur son varias: tabiques, techos, revestimientos, aislamientos, estanterías, mostradores, recubrimiento de pilares, cortinero, mobiliario, arcos, y cualquier tipo de obra, de reforma o de decoración.
Los sistemas pladur admiten el cuelgue o sujeción sobre sus paramentos de todo tipo de elementos de decoración o mobiliario, utilizando, según peso distintos tipos de fijación.
El cuelgue de cuadros se efectuará mediante clavos en X de una, dos o tres puntas (5 kilos por punta). Los objetos ligeros como apliques, accesorios de cuarto de baño, etc, se colocarán mediante tacos de plástico o autoexpansivos.
Pequeñas estanterías, cuadros grandes, espejos pesados, etc., para el cuelgue de objetos de peso medio se recurrirá al empleo de tacos de resorte, de balancín o de paraguas.
Si se trata de objetos pesados (radiadores, aparatos sanitarios, librerías, etc) se dispondrán en el interior del tabique elementos metálicos o de madera, sobre los que se sujetaran las aparatos o los elementos que les sostienen.
Los cuelgues más utilizados para los techos pladur son tacos de resorte de balancín y de paraguas. Las cargas entre 3 y 10 kilos, deberán estar anclados en algún punto de la estructura metálica del techo. Las cargas superiores a 10 kilos se deben anclar del elemento resistente que soporta a su vez la estructura del techo pladur.